Versiones que quedaron en la impunidad, capitulo 1.

Esta es la primera de varias entregas que irán llegando poco a poco, porque hoy en Bohemia se escribe sin afanes ni presiones, por ello nos tomamos el tiempo de meditar sobre música y sobre músicos. Ese ejercicio nos conduce a redescubrir, como lo hicieron hace tiempos los artistas que imprimieron su sello en las obras que llegaron al fonograma, nuevos horizontes que antes no fueron apreciados por los melómanos que nos antecedieron. 

La música como expresión artística nos regala una visión particular de quien la interpreta, así, una misma canción transmite tantas emociones como versiones existan de ella, en este caso, hemos querido traer a su consideración las versiones originales de algunos temas populares en el cancionero antillano, que tienen sus primeras apariciones en temas musicales de otras latitudes, Latinoamérica, Europa, Asia y otros más, han sido llevados a la discografía afrolatina, pasando inadvertidas sus versiones originales, temas que no debieron quedar en la penumbra ni en la impunidad. 

1.- Doce Cascabeles, un pasodoble que se bailó en New York 


Hace muchos lustros en la madre patria, Antonio Amaya, un personaje peculiar por su extravagancia y su estilo salido de tono para la época, irrumpió en la España de la posguerra ganándose el favor del público que asistía a los locales comerciales de poca monta en Madrid y luego de Barcelona a disfrutar de espectáculos de diversa índole. 

Para inicios de los años 50, comenzó el ciclo de grabaciones fonográficas y apariciones en algunos cortometrajes, siendo su mayor éxito Doce Cascabeles, un pasodoble que salió al mercado a finales de 1952 y que fue causa de disputa con el también artista Tomas de Antequera, sin que pudiera este último, disputarle la fama o el mérito de haber sido el primero en llevar el tema al disco. 

Los compositores registrados del tema son: Basilio Cabello, Juan Solano García y Ricardo Freire González. 

No sabemos cómo llegó el tema a oídos de Johnny Sedes ni cual fue la trascendencia de aquel pasodoble en la Nueva York de finales de 1960, pero lo que si sabemos, es que la adaptación que hiciera Sedes para su grabación en el sello Fonseca, fue todo un éxito, acompañado de parte de la orquesta de Ricardo Ray, se amalgamaron los sonidos del viejo continente con la electrizante pachanga que hacia sudar a los bailadores del spanish harlem. 

Doce cascabeles fue concebida para ser un éxito en New York y en el resto del mundo en donde se escucha música latina. 

2.- Milonga para una niña, del arrabal hacia Puerto Rico


Alfredo Zitarrosa es el compositor y primer interprete de este tema, un uruguayo que ofreció al mundo entero sus milongas románticas y hasta lastimeras, así como otras de contenido político pues era abiertamente partidario de los ideales comunistas, sin que esto le restara a su mensaje cualquiera que este fuese. 

Zitarrosa se acompañó siempre de guitarristas excelentes, se dice en el ámbito musical de los payadores de Argentina, Chile y Uruguay, que los suyos, eran los mejores músicos de la época y las grabaciones que quedaron en las distintas casas disqueras para las que trabajó, dan fe de ello. 

La milonga fue grabada en 1965 para el sello Tonal de Uruguay, subsidiaria del sello Casa Praos, esta casa disquera tuvo una vigencia de tan solo dos años, pero se le atribuye el mérito de haber llevado al fonograma esta canción que se constituyó en la primera grabación de Alfredo Zitarrosa, el poeta de los campos. 

Por su parte, Andy Montañez que culminaba su ciclo con la orquesta venezolana La Dimensión Latina, donde cosechó varios éxitos, lanzaba su primer álbum como solista “Salsa con Caché” editado por la discográfica LAD, que agrupaba en su haber al sello Top Hits de Miami, al sello Top Hits y La Discoteca de Venezuela, así como a Discos Orbe de Colombia, lo que permitió que el disco tuviera gran difusión y gozara de amplia aceptación en todo el continente americano. 

Montañez ha manifestado en varias entrevistas su gusto particular por la música del extremo sur del continente, los tangos, las milongas y otros que se cultivan en países como Argentina, Chile y Uruguay. Por ello no es extraño que la popular canción de Zitarrosa fuera llevada a la salsa por el niño de trastalleres. 

Andy escuchó el tema durante su estancia en Venezuela y con los arreglos de Víctor Mendoza, que además ejecutó el bajo en la grabación, la canción se catapultó a la fama de manera inmediata. Dentro de las personalidades que participaron en la grabación, se destacan el cartagenero Samuel del Real en el piano, así como Isaías Urbina y Luis Cruz quienes fueron los encargados de emular las guitarras de la canción original. 

3.- Quiéreme en vida, la importancia de México y su presencia en las Antillas 


José Miguel Class, más conocido como El Gallito de Manatí, fue uno de los jibaritos más populares en Puerto Rico en la década de 1960, sus interpretaciones de música típica siguen siendo hoy día aclamadas por melómanos y coleccionistas de todas las latitudes. 

Luego de abrirse paso a la fama en su Puerto Rico natal, El Gallito de Manatí junto a otro puñado de jibaritos volcaron su mirada hacía México, no se sabe como, ni el por qué, pero fueron varios los artistas que terminaron grabando rancheras, valses y boleros en el país azteca, Odilio González, Miguel Angel Figueroa entre otros, lo que les mereció que la agrupación El Super Trio les dedicara el seis fajardeño A Los Jibaros Cantores, por considerarlos desertores de su música tradicional. 

En 1963, el sello BMC lanzó el sencillo titulado Quiéreme en Vida, un bolero ranchero con el acompañamiento del Mariachi Charros de México, que pronto inundo las victrolas de todo América latina. 

Pasaron los años y luego en el 2002, Santiago Cerón traería nuevamente este tema a la palestra, gracias a los arreglos del percusionista Diego Galé, que logró una versión actualizada de la canción a ritmo de salsa, el cual se convirtió en un hit en toda Colombia entera.

4.- Medias negras, la prófuga que se paseó por España y todo América


La historia de un romance extremadamente fugaz y con un amargo final llevaría al español Joaquín Sabina a escribir su afamada canción Medias Negras, esta fue estrenada en 1990 y grabada para el álbum Mentiras Piadosas. 

El artista reveló en varias entrevistas que la historia que lo motivó a componer el tema, nació de un encuentro amoroso con una expresidiaria que culminó con el robo de varios artículos de su casa donde la damisela se quedó sola luego del encuentro amoroso. 

Willy Chirino, cubano exiliado en Miami, en su calidad de multi instrumentista hizo los arreglos del tema y lo llevó a su álbum Oxigeno del año 1991, que se convirtió en un icono de la música latina, permaneciendo siempre vigente en el agrado de los salseros de todas las épocas. 

5.-Dime por qué? La pregunta que sigue sin respuesta 


Pedro García Díaz “El Trovador Ambulante” compuso luego de una decepción amorosa el paseo Dime Por Qué, como una elegía para afrontar el duelo de ese momento, el tema fue grabado y popularizado a ritmo de paseo vallenato por Alfredo Gutiérrez en 1970, quien otorga el crédito a su verdadero compositor. 


Luego, aparecería una segunda versión llevada al fonograma por el panameño Osvaldo Ayala a ritmo de pasebol y que fue prensado bajo la discográfica Discos Tamayo que también consignó como compositor a Pedro García, después, bajo su propio sello Osvaldo lo prensaría dándole el crédito como autor a Alfredo Gutiérrez. 


Finalmente, Ismael Rivera en el año 1972 lo incluye en su producción discográfica Esto Fue lo Que Trajo el Barco, pero en este se le dio los créditos a Osvaldo Ayala. 

Sobre la música que esta escuchando

Escuchará en el reproductor, todas las versiones de los temas que se han mencionado en este artículo, que en su orden son:  

1. Doce Cascabeles – Antonio Amaya 
2. Doce Cascabeles – Johnny Sedes y su Orquesta 
3. Milonga Para Una Niña – Alfredo Zitarrosa 
4. Milonga Para Una Niña – Andy Montañez y su Orquesta 
5. Quiéreme en Vida – José Miguel Class y el Mariachi Charros de México 
6. Quiéreme en Vida – Santiago Cerón 
7. Medias Negras – Joaquín Sabina 
8. Medias Negras – Willy Chirino 
 9. Dime Por Qué – Alfredo Gutiérrez 
10. Dime Por Qué – Osvaldo Ayala 
11. Dime Por Qué – Ismael Rivera y sus Cachimbos

Comentarios

  1. Exquisito artículo amigo Rafa. Es curioso como a veces pensamos que aquellos temas que pegaron o fueron éxitos son las primeras versiones y sin embargo hay otras que les anteceden. Gracias por lanzarnos en este redescubrimiento musical. En espera de tus próximas entregas y ojalá incluyas alguna versión de algún temita cubano.

    ResponderBorrar
  2. Rafa felicitaciones como siempre sobrado con sus artículos .... Me enteré de muchas cosas que no sabía

    ResponderBorrar
  3. Bacanisimo. Bien investigado el tema tu artículo. Ambrosía musical. Te felicito querido Rafa. Un abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Excelente información de exitos que han tenido otras versiones que no tuvieron el mismo suceso y se quedaron en los anaqueles guardados...felicitaciones por su investigación....en mi canal JosseLopez58 en YouTube tengo algunos datos que te pueden interesar....

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Josse, ya me di una vuelta por tu canal, quede perplejo con tu video de la tumba de Johnny pacheco. Seguiré explorando porque veo que hay mucho mas.

      Borrar
  5. Debo reconocer mi olvido para revisar este celoso y ceñido trabajo investigativo de Rafa. Solo hoy me detengo a escucharlo con deleite pero tambien con la vergüenza de haberlo hecho oportunamente y valorar, como ahora lo hago, este sensacional trabajo. Una vez mas -otra de muchas- entramos al fantástico cosmos de la investigación y el deleite sonoro. Valga un aplauso a este joven investigador musical quien nos viene llevando de la mano, con decisión, alegría, pero con mucha seriedad -y la música lo exige- por los infinitos campos sonoros. ¡Gracias Rafa por esta nueva entrega!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Pablo Mendoza y Los Neutrales de Santo Domingo

Asalto Navideño 1 y 2, Lo Que Nadie Contó

ROSA, EL JUICIO DEFINITIVO